PORTADA · INICIO

PRESENTACIÓN · LISTA DE EMIGRANTES · ACTIVIDADES · DOCUMENTOS · SITIOS DE INTERÉS

COMERCIO · CALZADO Y CURTIEMBRES · HOTELERÍA · AGRICULTURA · DEPORTES

 

 

 

 

 

FAMILIAS / FAMILLES

ENTRAR A LA BASE DE DATOS / SAISISSEZ LA BASE DE DONNÉES

ACTIVIDADES: AGRICULTURA

 

Firma Duhalde y Cia – Puerto Saavedra

 

Los inmigrantes se relacionaron muy bien con el indígena. Incluso, mejor que la mayoría de los criollos. Tal vez porque, curiosamente, el mapuche - la suya es la más importante de las etnias antiguas- y el vasco -la más importante entre las nuevas- comparten varios rasgos comunes. El origen de ambas es un misterio; sus lenguas son particularmente lógicas; sus pueblos han sido notablemente heroicos a la hora de la guerra pero no han sido agresivos ni expansivos; individualistas, orgullosos e independientes, sólo se agruparon al defenderse de un enemigo, sin cultivar una estructura de nación. Ambos cultivan y admiran la fortaleza física; aunque diferenciadores de castas sociales, tienen un igualitarismo básico en que todos comparten el mismo y noble origen; la mujer ocupa una posición importante en ambas sociedades y son por tradición apegados a la naturaleza al grado de poseer una cultura "ecológica".

 

De ser cierto lo que pregona la geocultura, en cuanto a que habría una influencia decisiva del paisaje en el carácter de un pueblo, habría que atribuir tanta semejanza a la similitud de los paisajes, entre el escenario central del mapuche, la cordillera de Nahuelbuta (en cuyo entorno, por lo demás, se concentrará buena parte de los nuevos inmigrantes) y los Pirineos, con montes verdes y saltos de agua, abundantes lluvias y abrupta topografía, costa cercana y ricas praderas.

 

Juan Bautista Mendiboure, administrador vasco continental del fundo de otros coterráneos, en lugar de sembrar un llano de trigo homogéneo dejaba en cada potrero un pequeño bosquete, obligando a las trilladoras -en el tiempo de la cosecha- a hacer unas curvas no exentas de cierta dificultad. Los árboles parecían molestar el trabajo pero, cuando se dejaban descansar esas tierras, bajo esas ramas descansaban los animales... y las personas.  Además, el paisaje se veía "más bonito".

 

Juan Pedro Larroulet Vignau, vástago de antiguas familias colonizadoras, atribuye el fenómeno a la milenaria economía agrícola del vasco, por lo que el inmigrante, portador del "orgullo de tener una tierra bien administrada, con buenas casas para el personal, y producción de paté y conservas", materializa aquí su misma cultura ancestral, en este nuevo escenario.

 

Son excepciones los vasco-franceses establecidos en Chile como emigrantes reclutados por la Agencia General de Colonización del Gobierno de Chile. En diciembre de 1895 llegan en esa calidad a Talcahuano los agricultores Alexandre Iturralde de 16 años y Etienne Delissalde de 17 años..

 

Pedro Etchepare Borda, llegó a Chile desde Guéthary en 1865 -, compró unas tierras al cacique Miguel Huenchupán en 1882, en la hermosa zona del lago Lanalhue. El Mercurio de Valparaíso, en 16 de marzo de 1883 señalaba que sus coterráneos llegados a Lebu, Osorno y La Unión tenían ya "establecimientos industriales florecientes y empiezan a competir con los de la colonia alemana".  En apenas veinte años...

 

El mismo año 1883 se rinde el cacique Epulef, uno de los últimos líderes indígenas armados, junto al Lago Villarrica. Las tierras recién abiertas de La Araucanía, en especial entre la cordillera de Nahuelbuta y el mar, se poblaron de muchos vascos continentales: Nueva Imperial, Lebu, Cañete, Arauco, Coronel, Concepción, y también Los Ángeles, Victoria y Temuco, llegando otros núcleos hasta Osorno y La Unión, fueron parte principal del paisaje humano de la época, tal como lo recuerdan Luis Durand en su novela La Frontera, Mariano Latorre en cuentos y crónicas, o Pablo Neruda en sus memorias, Confieso que he vivido.

 

Algunos eran apellidos nuevos en Chile, de vascos continentales. Duhart, Etcheverry, Eyheramendy, Etchepare, Larroulet, Hiriart, Charo, Ganderats, Bichendaritz, Jaureguiberry, Montory. Aunque en los registros de inmigración aparecen como franceses, por su documentación oficial, eran vascos de raza, lengua y cultura.

© Patricio LEGARRAGA, Santiago de Chile. E-mail: patricio.legarraga@gmail.com. Registro Propiedad Intelectual 146.102.